Miércoles 14 de Agosto de 2019

Medida de precaución:

Inician limpieza de plomo alrededor de Notre Dame

A cuatro meses del incendio en la Catedral de Notre Dame, París inició ayer una operación que busca descontaminar de plomo —material tóxico que durante la catástrofe se diseminó en forma de partículas en el aire— los alrededores del monumento. El trabajo de limpieza comenzó en la calle de la Cité y se extenderá por 10.200 m².

El proceso consiste en aspirar el pavimento, fregarlo con un producto tensoactivo y usar una manguera de alta presión para enjuagar el suelo. En algunos tipos de piedras se usará un gel especial que se endurece en tres días y que al retirarse se lleva consigo las partículas nocivas.

Según anunció el gobierno francés, el trabajo de limpieza durará hasta el 23 de agosto, unos días antes de la vuelta a clases en ese país.

Las autoridades de París fueron previamente acusadas por asociaciones y residentes de la zona de haber subestimado el nivel de contaminación y de haberse demorado en tomar estas medidas de precaución.

Especies diferentes a las que llegaron con los españoles:

Los caballos prehistóricos de Sudamérica no se extinguieron solo a causa del cambio climático

La llegada del hombre, que cambió el hábitat y cazó a estos animales, también habría jugado un rol clave en su desaparición.

AMALIA TORRES

Cuando Chile todavía no era Chile y el planeta estaba recién saliendo de la última era de hielo, los caballos ya habitaban Sudamérica.

Se trataba de animales diferentes a los caballos europeos de hoy, algunos (los que pertenecían al género Equus) eran un poco más grandes que los caballos actuales, y otros (Hippidion) más pequeños, robustos y cabezones.

Una especie de este género (Hippidion principale) era la que se podía encontrar con más facilidad en Chile central.

Sin embargo, ninguno de estos caballos nativos sobrevivió a las extinciones masivas que se vivieron hace 10 mil años.

Megafauna

Según se sabe, en esa época se extinguió el 83% de los géneros de megafauna que habitaban en Sudamérica, es decir, casi la totalidad de los animales que pesaban más de 45 kilos.

Para conocer si fue el cambio climático —debido al aumento de las temperaturas— el que causó la extinción de los caballos, la paleoecóloga Natalia Villavicencio, científica del Instituto de Ecología y Biodiversidad (IEB), encabezó un estudio en el que se compararon fósiles de estos animales prehistóricos con análisis de los cambios en el clima, tanto de temperaturas como de precipitaciones.

Los fósiles estudiados provienen de distintas partes de Sudamérica: hay algunos caballos que vivían en la zona altoandina, en el actual Perú, Bolivia y norte de Chile; otros habitaban la pampa argentina, uruguaya y brasileña; también estaban los del extremo sur. “Casi toda Sudamérica tenía alguna especie de caballo”.

“En el estudio vimos los datos de 21 mil a 8 mil años atrás. Eso es la transición entre Último Máximo Glacial —cuando las condiciones a nivel global eran las más frías— hacia el presente, cuando el planeta se estaba calentando. En rasgos generales, era un calentamiento global. Y el cambio climático afecta la distribución de las especies”. La investigación fue publicada en Frontiers in Ecology and Evolution.

Para el estudio se analizaron cuatro especies de estos caballos prehistóricos (Equus neogeus, Hippidion principale, Hippidion devillei y Hippidion saldiasi) de las seis que poblaban Sudamérica.

Según la investigación, debido al cambio climático se redujo el espacio donde podían vivir. Además, puede que la diferencia en las temperaturas y cambios en la vegetación los obligara a desplazarse para buscar comida.

“El calentamiento global redujo su hábitat. Pero esa reducción nunca fue tan severa como para que solo el clima explicara la extinción”, dice Villavicencio. “Debió haber habido otros factores: posiblemente, los hombres y los impactos humanos”.

Se sabe que la llegada del hombre al continente alteró el ambiente. “Hay más señales de fuego en el registro paleontológico. Entonces hay alteración del hábitat y también hay caza directa”.

Conocer qué fue lo que llevó a la extinción de estos mamíferos es una clave, dice la experta, para saber qué puede pasar con la fauna actual. “Lo que sucedió es muy parecido al impacto que existe hoy. Así, con esta información podemos anticipar de qué manera las especies de grandes mamíferos actuales, como los guanacos o huemules, podrían extinguirse, y tomar medidas para que no ocurra”.

En el país

Algunas especies de caballos prehistóricos galoparon en Chile. “Del Equus hay registro, pero no se sabe de qué especie en particular. Sí se sabe que el Hippidion sargassi vivió en el norte de Chile y la Patagonia. Del Hippidion principale, el más grande de los Hippidion, hay hallazgos en Chile central, cerca de Rancagua”, dice Villavicencio.

Concurso “Ojo de Pez”:

La mejor fotografía se lleva un viaje a la Antártica

La U. Austral y el Instituto Antártico Chileno invitan a fotógrafos, aficionados o profesionales —desde los 10 años de edad—, a participar en el concurso “Ojo de Pez”, iniciativa que desde el año 2003 busca promover la valoración de los ecosistemas acuáticos del país. En esta versión del concurso, el primer premio consiste en un viaje a la isla Rey Jorge, en la Antártica Chilena.

Se puede participar en las siguientes categorías: Paisaje marino y/o lacustre, Flora y fauna acuática; Trabajo y contaminación en ríos, lagos o mares; Ambientes antárticos y subantárticos, y Fotografía subacuática.

Un jurado seleccionará 30 fotografías, de donde saldrán las ganadoras. Todas formarán parte de una exposición itinerante que recorrerá Santiago, Valdivia, Punta Arenas y la Antártica.

Más información en www.ojopez.cl.

Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF):

Proponen acciones a Chile para subir la ambición de la COP25

El objetivo principal es generar un marco que asegure el aumento de los compromisos de mitigación y adaptación de cada país.

Lorena Guzmán H.

Hay una gran expectativa respecto a lo que se logre en la Conferencia de las Partes (COP25) que se realizará en diciembre próximo en Chile, dice Vanessa Pérez, vicepresidenta de Clima y Energía del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), la mayor organización conservacionista independiente del mundo. “No solo por su posición geográfica o su buena relación con los países de la región, sino también porque sus capacidades diplomáticas son internacionalmente reconocidas”, agrega.

Las COP tienen como objetivo aunar criterios a nivel planetario para combatir el cambio climático y la diplomacia es el arma principal para lograrlo. El éxito rotundo ha sido escaso, pero existe. El Acuerdo de París de 2015 es un ejemplo. Ahí se acordó, entre otras cosas, la creación de las Contribuciones Nacionalmente Determinadas (NDC), un mecanismo que permite que cada país proponga sus propias metas de mitigación y adaptación frente al cambio climático. El problema es que hoy a dichos compromisos les falta ambición; ellos solo frenarían el aumento de temperatura en 3 grados y no en los 2 propuestos, ni menos en los 1,5 ideales.

“Lo que se espera es que Chile proponga un nuevo mecanismo para aumentar la ambición de cada país, midiendo el efecto agregado de las contribuciones”, dice Vanessa Pérez. Y para poder implantarlo, es necesario que aumente sus propias metas, asegura.

Con ello en mente, y junto con Ximena Barrera, directora de Política de WWF Latinoamérica, la especialista se reunió con la ministra del Medio Ambiente, Carolina Schmidt. Además del mencionado mecanismo de ambición, también le propusieron otros cuatro puntos a considerar en la COP25.

Uno de ellos —y que atañe especialmente a Latinoamérica— tiene que ver con las soluciones basadas en la naturaleza: reforestación, recuperación de cuencas y agricultura intensiva (y no extensiva), entre otros. “Estas no se deben tomar como intercambios (para anular el efecto de las fuentes contaminantes), sino más bien como herramientas directas para aumentar la ambición de los países en el recorte de sus emisiones”, dice Vanessa Pérez. El uso de la tierra, forestal y agropecuario, es responsable de entre 30% y 37% de las emisiones. Un porcentaje lo suficientemente grande para necesitar ser reducido.

“La biodiversidad y las áreas protegidas de Latinoamérica también son una gran herramienta, así como lo que pueden entregar los pueblos indígenas”, agrega Ximena Barrera. “Y en este sentido, Chile puede jugar un rol relevante, no solo en el combate al cambio climático, sino también en el alcance de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)”, dice.

Otras de las medidas que fueron propuestas son un anexo voluntario de países pioneros que sean ejemplos de su ambición en sectores específicos, y el llevar a la mesa formal de negociaciones a los actores no estatales —como ONGs, estados y ciudades, y privados—, los que cada vez se están volviendo más relevantes en esta batalla.

Glosario

NDC: las Contribuciones Nacionalmente Determinadas son los esfuerzos de cada país para reducir las emisiones nacionales y adaptarse a los efectos del cambio climático.

Ambición: esfuerzo de reducir las emisiones, teniendo en cuenta las circunstancias y capacidades nacionales.

Faltan 110 días

COP25

CHILE 2019

Efecto de la sequía:

Suelos africanos emiten tanto CO{-2} como 200 millones de autos

A través de satélites analizaron los niveles de dióxido de carbono en la zona.

Una vasta región de África, afectada por la sequía y el cambio en el uso de la tierra, emite cada año igual cantidad de dióxido de carbono (CO{-2}) como 200 millones de automóviles.

Gracias a observaciones realizadas mediante dos satélites, se pudo determinar que las emisiones en el norte de África tropical alcanzan entre mil y mil 500 millones de toneladas de carbono anualmente.

Los datos sugieren que el carbono almacenado se ha liberado de los suelos degradados, aquellos sujetos a sequías prolongadas o repetidas, o al cambio de uso de la tierra. De todas formas, los científicos dicen que se necesitan más estudios para proporcionar una explicación definitiva.

La investigación es el resultado de una década de trabajo, que involucra a cientos de ingenieros y científicos, todos dirigidos por la U. de Edimburgo, y miles de millones de dólares de inversión por parte de las agencias espaciales.

Datan del período Jurásico:

Bajo Australia yace un centenar de volcanes

Un extraño mundo no descrito antes de unos 100 volcanes antiguos enterrados fue descubierto en las cuencas de Cooper-Eromanga de Australia central.

Se trata de la mayor región de producción de petróleo y gas en territorio australiano. Pero, a pesar de unos 60 años de exploración y producción de petróleo, este antiguo paisaje subterráneo volcánico jurásico ha pasado desapercibido.

Investigadores de las universidades de Adelaida (Australia) y Aberdeen (Escocia) utilizaron técnicas avanzadas de imágenes del subsuelo para identificar la gran cantidad de cráteres volcánicos y flujos de lava, y las cámaras de magma más profundas que los alimentaban.

Los volcanes se desarrollaron en el período Jurásico, hace entre 180 y 160 millones de años, y posteriormente fueron enterrados bajo cientos de metros de rocas sedimentarias o en capas.

VOLVER SIGUIENTE