Miércoles 14 de Agosto de 2019

Gift Card Casaideas:

Beneficio integral para disfrutar en familia cada espacio del hogar

A través de una gift card de Casaideas, las empresas pueden entregar un real incentivo a sus colaboradores ya que pueden adquirir una amplia gama de productos novedosos, funcionales y de gran diseño, orientados a disfrutar cada espacio del hogar en familia.

Mantener un programa de incentivos para los colaboradores de una empresa se transforma hoy en un recurso importante para motivar a los equipos de trabajo, mejorar el clima laboral y generar una buena relación entre empleador y trabajadores.

Es así como premiar un gran desempeño o celebrar alguna fecha especial son momentos que una compañía puede convertir en únicos a través de incentivos y beneficios interesantes para el trabajador.

Casaideas ha pensado en este aspecto, disponiendo de gift cards para los distintos presupuestos de las compañías y que permiten transmitir un mensaje positivo y auténtico a los trabajadores al estar ligados con su entorno más personal e íntimo, como lo es su hogar y su familia.

Compartir

en familia

Con más de veinte años de experiencia en el mercado, Casaideas es una marca reconocida por crear productos de diseño y decoración para diferentes estilos de personas y hogares. Pero han ido más allá, buscando democratizar el diseño con precios justos, además de preocuparse de la calidad, originalidad y funcionalidad de sus productos.

A todas estas alternativas pueden acceder los colaboradores que reciben una gift card, ya sea como beneficio por cumplimiento de metas u objetivos, para ocasiones especiales como matrimonio o cambio de casa, o bien, fechas clave como el Día del Padre o la Madre, o Navidad.

“Casaideas se diferencia por su amplio y novedoso mix de productos para entregar felicidad a los distintos hogares. Ese es nuestro propósito, como también el de las empresas, que sus colaboradores disfruten cada uno de los espacios de su casa, junto a su familia, y de manera entretenida. Por eso nuestras gift cards no se tratan de un incentivo monetario, si no, más bien, de un beneficio personal para las personas y que lleva de la mano la libertad de elegir lo que más les guste o necesiten para vivir mejor”, explica Javier Rodas, gerente general de Casaideas.

Y es que Casaideas es un mundo para descubrir. Por eso quien recibe una gift card de la marca puede optar a una gran variedad de alternativas lúdicas y novedosas para todas las familias de hoy, creando espacios más cómodos y lindos para compartir. “Buscamos generar espacios entretenidos, de modo que todos disfruten y compartan, incluso las mascotas, que hoy son parte de la mayoría de los hogares. Es así como nos preocupamos de abordar todos los formatos de familia”, dice Javier Rodas.

Sin duda, en Casaideas se encuentra todo lo necesario para cada espacio del hogar como cocina, dormitorio, terraza, baño, living, comedor, además de distintos productos para organizar y crear.

Pensando, por ejemplo, en los más pequeños, se puede elegir entre una increíble gama de juguetes novedosos que se diferencian porque están elaborados para desarrollar las habilidades, destrezas y creatividad de los niños.

También hay una línea para el bebé que va desde la cuna, hasta la decoración, organizadores, iluminación y accesorios.

“Por eso las áreas de recursos humanos de las empresas pueden ver en estas gift cards una alternativa integral para los trabajadores; como también las gerencias comerciales pueden optar por esta opción para premiar a sus equipos de venta con un beneficio claro, asociado a la familia y el hogar, y que reúne precio, calidad, diseño y funcionalidad para entregar una solución a cada una de las necesidades”, finaliza el gerente general de Casaideas.

Beneficios en la empresa:

¿Cómo elegir un buen plan de incentivos?

Un buen programa de incentivos en la empresa debe propiciar el logro de resultados consistentes con el modelo de negocio y las metas estratégicas, además del equilibrio entre desempeño individual y de equipos. Y, por último, no solo bastan los resultados económicos, sino que junto con ellos se deben identificar los resultados sociales y ambientales.

Los programas de incentivos se han transformado en un recurso que hoy poseen la mayoría de las empresas ya que favorecen la productividad y el desempeño, tanto individual como colectivo; el compromiso y el engagement; la retención del talento, y el fortalecimiento de una cultura alineada con el propósito, los valores y estrategia de la compañía.

Efecto positivo

Javier Martínez, director del diplomado en Gestión del Talento y Desarrollo Organizacional de la Facultad de Psicología UDD, señala que estos incentivos operan de dos maneras en las personas y los equipos.

Por una parte, sostiene, que generan una dinámica transaccional, en la que el incentivo es visto por los colaboradores como una relación de intercambio entre su contribución y productividad, versus una forma de recompensa (monetaria, directa o indirecta). “Si el plan de incentivos es transparente, garantiza igualdad de oportunidades y esto es eficazmente comunicado a los colaboradores, generará un potente efecto a favor de la meritocracia en la compañía”, detalla. Añade que, a su vez, un buen plan de incentivos tiene un efecto positivo más profundo, como forma de reconocimiento sicológico.

Esto, ya que a través del incentivo, la empresa le está mostrando a las personas o equipos el valor que han generado. “Se pueden identificar con aquello que han producido a través de su esfuerzo y el despliegue de sus talentos (sea un producto o servicio intangible)”, comenta.

También, asegura el experto, el efecto de reconocimiento tiene que ver con el mensaje que se puede entregar a los empleados en términos de empatizar con sus identidades, necesidades e intereses. “Esto se logra, particularmente, cuando la empresa tiene planes de incentivos que se ajustan a la realidad de los distintos grupos que son parte de la compañía, si se toman en cuenta aspectos como las diferencias generacionales, de género, situación familiar y la realidad propia del territorio en el que viven”, sostiene.

Pero, ¿cómo crear el plan de incentivos más adecuado para cada realidad empresarial?

Javier Martínez señala que el incentivo tiene que tener un sentido estratégico, lo que incluye tres aspectos.

Programa adecuado

El primero, el equilibrio de horizontes temporales. Es decir, se debe propiciar el logro de resultados consistentes con el modelo de negocio y las metas estratégicas de la compañía, lo que requiere contar con un abanico de incentivos diferenciados. “Se debe considerar un set de incentivos que estimulen el logro de resultados inmediatos, pero es fundamental asegurar que dichos resultados de corto plazo sean consistentes con metas o pilares estratégicos que tienen un horizonte temporal mayor, de mediano o largo plazo”, indica.

El segundo aspecto estratégico a considerar en el diseño de incentivos es considerar fórmulas que aseguren el mejor equilibrio posible entre la promoción del logro y mérito individual, con el logro de resultados que son producto de la colaboración y sinergia entre personas, entre equipos y entre áreas o unidades de negocio de la empresa. “Un error o pecado que sigue siendo muy común en nuestro medio, es el de focalizar los incentivos en el corto plazo y ligarlos solo al desempeño individual”, dice.

Una tercera característica relevante es incorporar la lógica de “triple bottom line”. Javier Martínez dice que para que las empresas sean viables y sostenibles hoy, no solo bastan los resultados económicos. Junto con ellos se deben identificar los resultados sociales y ambientales que las compañías pueden generar, y si se quiere que estos realmente se logren, es necesario ligar una parte de los incentivos a estos dos últimos tipos de resultado también.

No obstante, también es clave tener en cuenta diseñar incentivos que respondan a la diversidad de los colaboradores. “Una de las ventajas que ofrecen los avances propios de la revolución digital, es que resulta mucho más simple procesar y gestionar altos volúmenes de información. Aplicando esto al diseño de un plan de incentivos, lo que tenemos hoy es que es muchísimo más viable que antes poder diseñar fórmulas customizadas o de incentivos ‘a la medida' que respondan a la diversidad que exista en la fuerza laboral de una compañía”, concluye.

VOLVER SIGUIENTE