Miércoles 11 de Septiembre de 2019

Cartas y Opinión

cartasaldirector@mercurio.cl

Usted puede comentar lo publicado en nuestro blog:

http//www.elmercurio.com/blogs

Las cartas enviadas a esta sección deben ser cortas, no exceder de un máximo de 350 palabras y consignar la individualización completa del remitente, incluyendo su número telefónico. El diario no puede verificar la identidad del autor y reproduce la indicada por este. La Dirección se reserva el derecho de seleccionar, extractar, resumir y titular las cartas, sustrayéndose a cualquier debate con sus corresponsales. No se devuelven las cartas que no son publicadas.

“Buena muerte”: En plural

“…surge así la urgencia de reconocer una diversidad valórica; de aceptar que las personas tenemos el derecho legítimo e inalienable de decidir con libertad sobre cómo conducir nuestras vidas…”.

Diana Aurenque Académica del Departamento de Filosofía, Facultad de Humanidades, USACH

Diana Aurenque

Académica del Departamento de Filosofía, Facultad de Humanidades, USACH

No cabe duda: Chile vive momentos importantes en materia de legislaciones liberales. El actual proyecto de ley que busca permitir la eutanasia en nuestro país es un excelente ejemplo de ello. El proyecto, de ser aprobado, permitiría que una persona gravemente enferma —sea por padecer una enfermedad incurable o un sufrimiento psíquico insoportable— pueda tener la libertad de tomar acciones que conduzcan o aceleren su muerte, terminando así con su sufrimiento.

Mientras algunos celebran esto como un paso significativo para Chile en materia de resguardar derechos civiles y pluralizar libertades individuales, otros actores de la sociedad civil —y no necesariamente médicos— lo ven con preocupación. En efecto, si observamos algunas encuestas, un 77% de los médicos en Chile consideran que la eutanasia es aceptable en caso de sufrimientos extremos. Ello nos muestra que la profesión médica, si bien busca en primera instancia hacer todo lo posible por salvar vidas, también comprende como un mandato fundamental de su ethos aliviar el sufrimiento de sus pacientes. A ello se le suma el mandato ético, cada vez más importante y necesario en la medicina contemporánea, de respetar la autonomía de las personas. Así, si bien muchos médicos no quisieran jamás tener que acelerar la muerte de sus pacientes, comprenden también que esa decisión es personalísima y, en casos de sufrimiento extremo, justificada.

Vemos, pues, que incluso la profesión médica se muestra receptiva frente a la necesidad de modernizar su código ético.

Ello ocurre precisamente en virtud de ofrecer una mejor atención a los pacientes, considerando sus percepciones subjetivas y evaluaciones individuales. Cabe entonces la pregunta: ¿Se justifica que otros actores vean con preocupación aprobar una ley sobre eutanasia? En mi opinión, las preocupaciones pueden ser tranquilizadas si, por un lado, los miedos son disipados y, por otro, contextualizamos el debate en nuestra cultura.

¿Qué miedos son los que abundan? Hay varios. Un miedo extendido, pero injustificado: que una persona pueda ser objeto de eutanasia contra su voluntad. Lo anterior se puede refutar de inmediato, pues el proyecto trata única y exclusivamente de permitir la eutanasia voluntaria. Y nada distinto de ello.

Por otro lado, otros temen que, en vez de asegurar más libertad, contar con una ley de eutanasia pueda tener como resultado que personas gravemente enfermas puedan sentirse obligadas a acelerar su muerte. Para confrontar este miedo, y averiguar si se funda o no en razones, conviene buscar datos empíricos. Al hacerlo, observamos que en los países con eutanasia o suicidio asistido no encontramos estudios que corroboren dicho miedo. El miedo es injustificado, porque no tiene sustento en la realidad. Y un miedo no es ni una razón ni un argumento.

No obstante, además de identificar y erradicar posibles miedos que se tienen acerca de la eutanasia, es urgente reflexionar sobre el significado de la muerte en nuestro contexto histórico.

Desde la secularización de la cultura, así como desde el fin de los grandes relatos, (unificadores del sentido metafísico de la existencia humana), ha surgido una pluralización de la vida y de sus valores. Surge así la urgencia de reconocer una diversidad valórica; de aceptar que las personas tenemos el derecho legítimo e inalienable de decidir con libertad sobre cómo conducir nuestras vidas.

De esta forma, se ha venido instaurando un sentido común distinto, con valores pluralistas y que acepta que no existe una ética y, por ello, una única forma aceptable de vivir nuestras vidas. Tal como existen éticas, en plural, también existen múltiples formas de vivir una buena vida —y así también de morir una buena muerte.

Quizás para algunos será una buena muerte aquella que siga el curso natural de una enfermedad; para otros, sin embargo, una buena muerte puede implicar precisamente acortar el tiempo de la misma enfermedad. ¿Podría alguien contrariar esa personalísima evaluación de la propia vida? Hacerlo sería mezquino. Por el contrario, resguardar la posibilidad de que podamos ser distintos en nuestro vivir y morir puede quizás ofrecer un último consuelo a un otro doliente y cansado de su propia existencia. Eso también es regalar paz.

el mercurio hace 30 años

11 de septiembre de 1989

CEREMONIA BAJO EL MAR. Con un singular acto realizado al interior del pique Carlos Cousiño, en Lota, se conmemoraron los 135 años de la Empresa Nacional de Carbón, Enacar. La fotografía fue captada en el interior de la mina, a 500 metros de profundidad y a 4 mil metros hacia la extracción carbonífera, debajo del mar. Se inauguró allí un nuevo frente de trabajo.

INÉDITO ÉXODO. Hungría abrió de par en par sus fronteras con Austria, permitiendo que más de 6.000 refugiados de Alemania Democrática salieran del bloque oriental en busca de nuevos destinos en Occidente. La primera caravana atravesó instantes después de la medianoche la otrora fuertemente custodiada frontera que, hasta mayo pasado, formaba parte de “la Cortina de Hierro”.

TIGRES CHILENOS. Luego de cruzar el Paso de Los Libertadores, una tigresa de Bengala parió a tres cachorros, los que se convirtieron en la gran atracción de un circo argentino de paso por nuestro país.

NAUFRAGIO. Tras chocar con un remolcador búlgaro, un barco de pasajeros rumano se hundió en el Danubio con 182 personas a bordo, de las que 18 han sido ya rescatadas.

Hace 50 años

11 de septiembre de 1969

REFORMA CONSTITUCIONAL. Por unanimidad, el Senado aprobó uno de los cambios a la Carta Fundamental: el derecho a voto para los analfabetos.

GUAYAQUIL. Comenzará a operar la primera empresa pesquera mixta chileno-ecuatoriana, con sede en ese puerto de Ecuador.

VOLVER SIGUIENTE