Miércoles 11 de Septiembre de 2019

EL VINO “néctar de los dioses”

Échense dos anguilas vivas en una cántara llena de vino, sin sacarlas hasta que se hayan hinchado y ahogado. Después, sáquelas, cuélelas en agua y déselas a comer a quien esté determinado a abandonar el vicio, quien deberá además beber el vino en que las anguilas perecieron. Tomará en breve tal aborrecimiento al vino que no volverá nunca más a él (Remedio para la borrachera según Plinio el Viejo)

La parra donde crece la uva fue cultivada por primera vez durante la Edad de Bronce, en las fértiles tierras alrededor de los ríos Tigris y Éufrates, en Mesopotamia, lugar donde arqueólogos encontraron las primeras ánforas forradas en brea y selladas con barro creadas específicamente para almacenar el preciado brebaje. A Grecia el vino llegó vía Creta alrededor del 700 a. C.; a Roma —donde por primera vez se utilizaron barriles de madera— en el 200 a. C., y de ahí su popularidad se expandió velozmente por Europa mediante las conquistas. Curiosamente, durante la época de Catón el Viejo (234 a. C. a 149 a. C.) se les prohibió a las mujeres tomar vino bajo pena de muerte, y se dice que de ahí viene la costumbre de dar un beso en la boca a la mujer al llegar a casa para detectar si ha bebido. Durante la Edad Media, los terrenos vitivinícolas pasaron a ser principalmente propiedad de la Iglesia o la realeza, y al Nuevo Mundo el vino llegó con los colonizadores españoles. Luego, a comienzos del siglo XVIII se comenzó a usar la botella de vidrio como envase junto al tapón de corcho para aislar el vino del oxígeno, dos ingeniosas innovaciones que mejoraron la calidad de la bebida considerablemente. Hoy, el consumo mundial de vino alcanza más de 28.200 millones de litros, impresionante cifra lograda principalmente gracias a los avances tecnológicos implementados por una eficiente industria, consciente de su responsabilidad por satisfacer la demanda de un exigente y sofisticado consumidor.

Publicidad

Loceras de Talagante y una mirada al tiempo del transporte en carruajes:

Artesanías tradicionales chilenas en diversas exposiciones

El Mes de la Patria inspira las muestras en el Museo de Bomberos y en el Histórico Nacional.

María Soledad Ramírez y Ximena Espinosa

Y más

En el Centro Cultural La Moneda está abierta “Ventana a La Moneda”, con objetos y fotografías del palacio presidencial. En Santa Rosa de Apoquindo se encuentra el Museo de la Chilenidad, centrado en el caballo chileno y sus aperos, y abre “Willow”, que reúne la loza de ese nombre que fabricaba Fanaloza en Penco, imitando la vajilla inglesa Blue Willow. Y qué más chileno que Condorito, que se toma la sala expositiva de la Biblioteca Nacional.

La celebración del Mes de la Patria permite una multiplicidad de miradas y enfoques. Destacan dos muestras que recuerdan formas de vida y costumbres propias del Chile del siglo XIX o de inicios del XX, cuando el país iba camino a la modernidad.

Loza y Navidad

El Museo de Bomberos, Mubo, abre un espacio para muestras temporales en pleno centro capitalino (Santo Domingo 978). Se trata de la galería de ingreso, que desde esta semana, y hasta el 12 de octubre, ofrece “Pascua en la Alameda. Regocijo entre lo humano y lo divino”.

La exposición muestra tanto una técnica de trabajo artesanal de antigua data —la loza policromada— como la forma en que se celebraban, a fines del siglo XIX e inicios del XX, las fiestas navideñas en Santiago, con una feria con puestos de alimentos y artesanías en la Alameda. Esas escenas se recrean en 90 piezas de loza policromada, con una mirada ingenua y de un colorido vibrante. También hay pequeñas figuras del Niño Jesús, como se le ve en los fanales decimonónicos.

El ofrecimiento de la artesana Marta Contreras, representante de la agrupación Huellas de Greda, fue propicio para dar inicio a este espacio. “Queremos que se reconozca a este museo como un nuevo espacio cultural en el corazón de Santiago”, señala María José Lira, directora de Mubo.

Las artesanas de Huellas de Greda son herederas de las antiguas loceras de Talagante, las que a su vez recibieron el conocimiento de esta técnica de las monjas Clarisas, quienes en la Colonia se hicieron conocidas por sus cerámicas y sus conocimientos culinarios. Un arte ancestral ahora con una mirada moderna.

La exposición está abierta de martes a sábado, de 10:00 a 18:00 horas, entrada liberada.

De viaje

Otro aspecto de la vida cotidiana se muestra en la exposición que inaugura mañana el Museo Histórico Nacional (MHN, Plaza de Armas). “Carruajes, horas de camino” reúne objetos, mapas, fotografías, grabados y dibujos de las colecciones del museo junto con 20 modelos a escala de carruajes históricos realizados por Francisco Ramos, artesano de Coínco.

La exposición —abierta hasta noviembre— busca crear un diálogo entre las colecciones patrimoniales del museo y los oficios nacionales. “Queremos dar cuenta de que este es un museo vivo y que se conecta con su entorno, con lo que la gente produce. Por eso quisimos rescatar los oficios”, explica la directora, Macarena Ponce de León, también curadora de la muestra.

Esta “te lleva a viajar en carros por los caminos del pasado, cuando la distancia se vivía en horas de andar por huellas, subiendo cuestas y cruzando ríos hasta llegar a destino”, describe la directora.

El MHN estará abierto el martes 17, hasta las 12:00 horas, y cerrará el miércoles 18. Volverá a su horario habitual el jueves 19.

Autor cercano a la Generación Beat:

Murió el influyente fotógrafo Robert Frank

Su libro “The Americans” , de 1960, renovó el trabajo documental y la imagen de una nación.

Romina de la Sotta Donoso

Tenía 94 años de edad, y fue uno de los fotógrafos más influyentes del siglo XX. El autor suizo-estadounidense Robert Frank murió el lunes, en Inverness, la localidad canadiense donde vivía desde la década del 70. A los 31 años, Frank emprende el proyecto que le da fama mundial: en dos años recorrió 16 mil kilómetros en Estados Unidos, en auto, y tomó 27 mil fotos. Luego, con 83 de ellas construyó un relato que hizo temblar los fundamentos de la fotografía documental, y las certezas que esa nación tenía sobre su propia identidad. En el libro “The Americans” (1960), la sociedad no se ve ni boyante ni cohesionada en terminales y cafeterías. Muchos personajes son marginales o furtivos. Todos, algo melancólicos.

“No me interesaba hacer historias fotográficas como las de la revista Life. Solo me interesaban mis fotos. Y ‘The Americans' me permitió expresar lo que yo veía del pueblo norteamericano. Viajé por todo el país y cada cosa que veía me sorprendía. No estaba impulsado por nada intelectual. Me guiaba la intuición”, dijo en 2007.

Frank utiliza el desenfoque, un grano grueso y las sobre y subexposiciones como recursos expresivos para lograr la crudeza y la ambigüedad que busca. Por su libro fue acusado de “odiar al país que lo adoptó”. Él, por el contrario, siempre dijo que “aquel viaje hizo que me gustara América”.

“Lo que hace es recordar que el Estados Unidos de la posguerra sufrió en carne propia, con miles de soldados norteamericanos muertos”, apunta Milan Ivelic, exdirector del Museo de Bellas Artes, donde en 2007 se exhibió una retrospectiva de Frank con 77 originales.

“Hay en su obra una mirada desoladora frente al mundo que él contemplaba. Y al mismo tiempo transmite su propio pesar, duelo y desamparo”, agrega Ivelic.

En menos de una década, la crítica del New Yorker, Janet Malcolm, llamaría a Frank “el Manet de la nueva fotografía”. Pero él ya había iniciado una fructífera y muy experimental carrera como cineasta, colaborando con gente como Jack Kerouac, Allen Ginsberg y Sam Shepard. También su fotografía siguió su propio camino, ligado siempre a la experimentación.

Tres fechas gratuitas:

Paolo Bortolameolli dirige la Orquesta de Cámara de Chile

Un variado programa presentan el director chileno Paolo Bortolameolli y la Orquesta de Cámara de Chile, el que incluye “Tramas discontinuas”, de Aliosha Solovera, y la Octava Sinfonía de Beethoven. Dos son en parroquias: San Vicente Ferrer, de Las Condes (11:30 horas, hoy), y La Anunciación del Señor, de Providencia (20:00 horas, mañana). Y el viernes, en el Teatro Municipal de Ñuñoa (20:00 horas).

Es inexportable de España:

En venta un Botticelli protegido

Ayer se confirmó que el “Retrato de Michele Marullo”, de Botticelli, será puesto a la venta en octubre, en la feria Frieze Masters, de Londres, a pesar de que es inexportable, ya que fue declarado bien de interés cultural en 1988, lo que implica que solo puede salir en forma temporal del país, y con un permiso especial. Adquirido en 1929 por el político catalán Francesc Cambó, es el último Botticelli del mundo en manos privadas.

“La casa de los espíritus”:

Estreno simultáneo en siete ciudades

Vía streaming, el Municipal de Santiago transmitirá la primera función del ballet “La casa de los espíritus”. El espectáculo podrá verse en vivo este viernes, a las 19.00 horas, en el Teatro Municipal de Arica; Salón Collahuasi Iquique; Teatro Municipal de Quilpué; Auditorio Municipal de Rancagua; Teatro Municipal de Temuco; Centro Cultural de Castro, y Centro Cultural Coyhaique. Entradas en Municipal.cl.

VOLVER SIGUIENTE