Martes 14 de Enero de 2020

Cartas y Opinión

cartasaldirector@mercurio.cl

Usted puede comentar lo publicado en nuestro blog:

http//www.elmercurio.com/blogs

Las cartas enviadas a esta sección deben ser cortas, no exceder de un máximo de 350 palabras y consignar la individualización completa del remitente, incluyendo su número telefónico. El diario no puede verificar la identidad del autor y reproduce la indicada por este. La Dirección se reserva el derecho de seleccionar, extractar, resumir y titular las cartas, sustrayéndose a cualquier debate con sus corresponsales. No se devuelven las cartas que no son publicadas.

Acción rural para un Chile más justo

La contingencia política y social nos ha invitado a pensar en las causas y, especialmente, a buscar soluciones para poder reconstruir un Chile que sea un lugar para todos. En general, las voces que escuchamos se encuentran en las grandes ciudades, dejando de lado lo que ocurre fuera de ellas y también perdiendo la oportunidad de encontrar en otros espacios nuevas soluciones.

En este marco hemos revisado el programa de gobierno del Ministerio de Agricultura ya no solo pensando en los agricultores, sino en el aporte de esta actividad a la sociedad en general; que alimenta a nuestras familias a diario, cuida nuestros recursos naturales y aporta al desarrollo de las regiones y las diversas localidades. Analizando los fundamentos del programa nos podemos dar cuenta de que es clave seguir avanzando en sus grandes ejes, ya que este apuntó, desde el principio, en el mismo sentido que hoy se nos exige: justicia, solidaridad, paz y libertad. Lo que no podemos hacer es negar lo que la crisis social ha puesto de manifiesto en cuanto a la focalización de las prioridades y la velocidad de sus avances. Inclusive, esta es una oportunidad para dar mayor aliento a esas líneas fundamentales con una mirada en el largo plazo y no solo en este período presidencial.

Es así como —en el tiempo que llevamos en el ministerio— en la oficina que elabora las políticas del sector (Odepa) se han creado dos nuevos departamentos: Desarrollo Rural y Sustentabilidad, dos ámbitos esenciales en la actualidad que complementan el pilar económico, que sientan las bases del desarrollo sustentable y que era necesario abordar con profesionalidad y urgencia.

En el ámbito social, con el fin de aprobar e implementar la Política Nacional de Desarrollo Rural, hace un año iniciamos un proceso de “Escucha Rural”, que buscó sintonizar con mayor precisión con el mundo rural de hoy; y pusimos en marcha el programa “Santiago no es Chile”, para generar espacios de colaboración con distintas organizaciones públicas, privadas y de la sociedad civil con alta presencia territorial. El mundo rural en nuestro país vive en la invisibilidad de sus problemas, dolores y necesidades no son relevados en las encuestas ni en las acciones públicas, a pesar de ser el 26% de la población (263 comunas de las 346 tienen condición de alta ruralidad en sus territorios).

El propósito ha sido, desde el principio, que este ministerio sea la voz del mundo rural al interior del Gobierno, con una mirada más allá de la actividad agrícola y de la producción de alimentos, que considerando toda la riqueza y diversidad de actividades y culturas que existen en nuestro país, coordine las diversas acciones públicas para las personas que habitan esos espacios y se desarrollen de forma integral.

Para alcanzar estos objetivos hemos impulsado con fuerza un plan de asociatividad y cooperativismo, que será motor del desarrollo rural desde la gestión del agua hasta la comercialización de productos, pasando por la producción y fabricación de los mismos.

En el marco de la situación actual y del llamado del Presidente a un Acuerdo Nacional por la Paz, Justicia Social y Nueva Constitución, nace el “Plan de acción rural para un Chile más justo”. Una agenda social que aterriza en el mundo rural los temas que habíamos relevado con el proceso de Escucha Rural y que ahora ha levantado el resto de la ciudadanía. Que enfrentando las emergencias (sequía e incendios) se hace cargo de la calidad de vida rural, del apoyo a la agricultura familiar campesina y las pymes, da mayor transparencia y fomenta buenas prácticas, evitando abusos, en la producción y comercialización agrícola.

Debemos avanzar hacia una sociedad que valore y respete la dignidad de las personas, sin importar en qué parte del territorio nacional vivan, que se ponga en valor la vida rural y su importancia estratégica para el fortalecimiento tanto económico, social, como ambiental del país.

Lo que tenemos claro es que sin cada uno de nuestros pueblos y ciudades rurales, y quienes dan vida a estos lugares, perderemos la posibilidad de tener un país diverso, sustentable, que permita un envejecer digno, con oportunidades atractivas para los jóvenes y con un real futuro de crecimiento.

Antonio Walker

Ministro de Agricultura

María Emilia Undurraga

Directora nacional de Odepa

“El Rechazo”: legal… pero muy imprudente

“… el paso, fulminante y estridente, de algunos desde el ‘Acuerdo' hacia el ‘Rechazo' ha quebrado confianzas políticas, tal vez de modo irremediable, que en esta crisis son y seguirán siendo imprescindibles…”.

Genaro Arriagada

Genaro Arriagada

Entre las causas principales del “estallido social” —menos que lo que la izquierda piensa, pero más que lo que la derecha cree— está el tema constitucional. Un país dividido acerca de su Constitución, que es la piedra angular del sistema político, es una sociedad enferma. Y Chile, desde hace 40 años arrastra un quiebre acerca de la legitimidad de “la ley de todas las leyes”. Una mayoría significativa, aunque no abrumadora, rechaza o cuestiona la Constitución y una minoría muy significativa (aunque minoría al fin) la considera la base de su seguridad.

De los intentos de solución de este dilema, tal vez ninguno más generoso que el “Acuerdo por la paz social y la nueva Constitución”, notable, además, por la grandeza de las recíprocas concesiones sobre las que se construyó. Crea un mecanismo donde ninguna mayoría relativa puede predominar sobre otras. Ni la izquierda ni una combinación de centro ni la derecha, por sí solas, pueden imponer su particular visión sobre el sistema político, los derechos y las libertades. Para ello se establece que en la nueva Constitución todas sus disposiciones deberán ser aprobadas por los dos tercios de los miembros de una Convención encargada de redactar un proyecto que será sometido a plebiscito. A los partidos se les notifica que donde no haya convergencia de dos tercios, no habrá norma constitucional. Tal es el sentido de la idea de una “hoja en blanco”, que no es otra que si no se alcanza esa mayoría tan calificada no se debe volver a la Constitución del 80.

Es cierto que el “Acuerdo” considera la posibilidad de que, en el plebiscito de entrada, la ciudadanía desestime la necesidad de una nueva Constitución. Eso hace que votar por el “Rechazo” sea legal. Pero es cierto, también, que esa opción, de triunfar, importa una feroz negación del espíritu del “Acuerdo”. El “Rechazo” obedece a una lógica ajena al respeto de las mayorías y a la búsqueda de consensos que es de la esencia de la democracia. Si triunfara esa opción regiría la Constitución del 80 y, en cuanto a su reforma, lo que establece su Capítulo XV, cuyo texto consagra que una minoría de un tercio puede imponer la continuidad de las disposiciones esenciales de la Constitución del 80.

La lógica del “Acuerdo” es que vamos a tener en la Constitución aquellos derechos e instituciones en que convengamos los dos tercios de los chilenos. La del “Rechazo”, en brutal contradicción, es que los derechos e instituciones son los que están en la actual Constitución y ustedes solo podrán reformarlos si cuentan con el respaldo de dos tercios; dicho más directamente, solo van a poder establecer los derechos que nosotros autoricemos, aunque sean una fuerza electoral muy superior a la nuestra. ¿Es que no habéis aprendido que durante 40 años hemos defendido esta Constitución y para ello hemos aplicado, sin escrúpulos, el derecho a veto que ella nos ha entregado; que para conservarla hemos incumplido acuerdos, promesas y documentos que no una, sino varias veces, hemos firmado? Una actitud que traduce las ideas constitucionales de la dictadura, la UDI y de Jaime Guzmán.

Que el “Rechazo” sea legal no significa que no sea imprudente; ni tampoco permite desconocer que agrava la polarización de la sociedad, justo en un momento en que lo que más se necesita es diálogo, búsqueda de acuerdos. Pero hay algo más grave. El paso, fulminante y estridente, de algunos desde el “Acuerdo” hacia el “Rechazo” ha quebrado confianzas políticas, tal vez de modo irremediable, que en esta crisis son y seguirán siendo imprescindibles.

Que el triunfo del “Rechazo” consagre, por un margen estrecho, la inamovilidad de la Constitución del 80 (a menos que se cuente con quorum elevadísimos, de 67% para reformar las disposiciones esenciales y 60% para las restantes) es una posibilidad legal, pero un imposible político. Pretender que ese resultado pueda traer la paz social, más que un error de cálculo es una insensatez, que puede prolongar por mucho tiempo una querella que ya lleva 40 años. No hay extorsión cuando se dice, “con acuerdos de los dos tercios construyamos una Constitución”; pero sí la hay cuando una minoría dice, “a esta hoja llena (que es la Constitución del 80) solo le pueden hacer las reformas que nosotros aprobemos y si no el texto queda como hoy está”. Es lo que va del “Acuerdo” al “Rechazo”.

el mercurio hace 30 años

14 de enero de 1990

GORBACHOV. El Presidente Mijaíl Gorbachov anunció que está dispuesto a aceptar un sistema multipartidista en la URSS, donde el Partido Comunista que encabeza ha ejercido el gobierno desde hace 72 años. El líder soviético viajó a Lituania, preocupado por la decisión del PC local de escindirse del Partido Comunista soviético y por las crecientes demandas nacionalistas de la población.

PREPARATIVOS. Más de ciento veinte invitaciones extenderá el Gobierno para la ceremonia de transmisión del mando que tendrá lugar en marzo próximo, en la nueva sede del Congreso Nacional en Valparaíso. El programa contempla la ceremonia propiamente tal, función de gala en el Teatro Municipal, Te Deum en la Catedral Metropolitana y una recepción en el Palacio de La Moneda.

COPIAPÓ. Destruido y sin sobrevivientes hallaron el avión Cessna 206, que con cinco tripulantes a bordo se encontraba extraviado desde hace tres días. La nave está parcialmente incendiada. Se estrelló en un cerro cercano al tranque Lautaro, a unos 80 kilómetros al sureste de la ciudad nortina.

Hace 50 años

14 de enero de 1970

SEQUÍA CRÍTICA. “De ser el actual nuevamente un año seco en las provincias de Atacama, Coquimbo y parte de Aconcagua, puede producirse la paralización total de la zona”, informó un coronel de Ejército.

MOSCÚ. Altos dirigentes comunistas europeos asistirán a una conferencia en que se tratarán problemas continentales.

Hace 100 años

14 de enero de 1920

NUEVA IMAGEN. Comenzó a ser ensayado el reflector que por las noches ilumina, desde su base, a la Virgen del cerro San Cristóbal, haciéndola destacar aún más blanca y limpia, desde varios ángulos de la ciudad.

SENADO. Se despachó el proyecto sobre la creación de los obispados de Talca y Valparaíso.

VOLVER SIGUIENTE