Jueves 26 de Marzo de 2020

Cartas y Opinión

cartasaldirector@mercurio.cl

Usted puede comentar lo publicado en nuestro blog:

http//www.elmercurio.com/blogs

Las cartas enviadas a esta sección deben ser cortas, no exceder de un máximo de 350 palabras y consignar la individualización completa del remitente, incluyendo su número telefónico. El diario no puede verificar la identidad del autor y reproduce la indicada por este. La Dirección se reserva el derecho de seleccionar, extractar, resumir y titular las cartas, sustrayéndose a cualquier debate con sus corresponsales. No se devuelven las cartas que no son publicadas.

Momentos indiscutidos

“…vendrán muchos bienes de estos males. Ya se empiezan a ver. Esperemos un poco y los veremos con mayor claridad…”.

+Juan Ignacio González Errázuriz Obispo de San Bernardo

+Juan Ignacio González Errázuriz

Obispo de San Bernardo

Hay momentos indiscutidos. Dos cumplen bien este aserto. La destrucción de la ciudad de Santiago el 11 de septiembre de 1541, casi al iniciarse nuestra historia, y el 21 de mayo de 1879. Ambos tuvieron consecuencias profundas para la supervivencia del país. El momento actual también lo es.

Transitamos en pocos días desde la más completa división y discordia, con violencia desatada, heridos y muertes, a la unidad que hoy se manifiesta, la sujeción estricta a las indicaciones sanitarias, el ejercicio de la autoridad sin discusiones inútiles, etcétera. Todo ello expresa una capacidad escondida, que nace de generaciones de sacrificios, de esfuerzos, de superación de conflictos y calamidades. El Chile real, el sufrido y oculto, el que lleva una vida esforzada y que está muchas veces lejos, muy lejos, de las rencillas y discusiones de los que nos dirigen, sabe reaccionar. Ese fue el que peleó en el norte y sus orígenes están en los que defendieron la fundación en los inicios.

Ese Chile profundo, de chilenos callados y medio taciturnos, un tanto desconfiados, pero generoso y vital, es el que hay que redescubrir. Es un Chile donde la fe está viva. La divina y la humana. Donde todavía cuando hay dificultades se reza. Como ahora, en que el más lejano, en el fondo de su corazón, mira al cielo, como ha dicho Francisco. Nadie les pide que expresen su fe públicamente, pero en su interior está viva. Sus padres y abuelos rezaban y algo nos pasó que se nos olvidó. Quizá miramos mucho para abajo, lo de aquí, las cosas materiales, nuestro propio bienestar.

Otros creyeron que ya dominábamos el mundo, la ciencia y los acontecimientos. Ahí están todas las ideologías que nos han metido por debajo de la puerta. Pero el Señor de la historia no duerme y para todos es padre. Al llorar hemos mirado para arriba y lo hemos vuelto a descubrir, y con humildad le pedimos que termine la calamidad. Todos, incluso los ateos. Los agnósticos con más razón, porque creen en Él. Alguien, con sentido común, no le echará la culpa de lo que pasa, pero también se dará cuenta de que puede sacar de lo que llamamos males muchos bienes, aunque nosotros no podamos ni debamos nunca hacer el mal para que venga el bien.

¿Y qué saldrá de esta catástrofe? Creo que si lográramos mantener una cosa solamente, sería el mayor bien: la cabeza mirando al cielo y los pies en la tierra, las cosas cambiarían para el mundo y para Chile. Pero eso requiere la humildad de reconocer que hay Alguien allá arriba y que sabe más de nosotros. Y eso es difícil.

Quizá la indigencia de estos días, encerrados, medio asustados, temerosos del otro, es la mejor vacuna contra la peste. Redescubrirnos como lo que somos, falibles, rodeados de la muerte, pero con capacidad de vivir para siempre. El que no lo crea puede esperar. Y con humildad para hacernos unos servidores de los otros, sin afán de dominar a las personas o con las ideas. Personas capaces de amar al otro, de entregarnos a los grandes ideales espirituales y humanos. Como los hombres y mujeres de 1541 y 1879.

Pero esto lo sabíamos. Se nos olvidó. En poco tiempo quedó en el pasado. ¿Qué pasó? Lo mismo que al inicio de la historia, alguien nos dijo que podíamos ser como el de Arriba y nosotros creímos y nos lanzamos a la aventura y con aparente buen resultado… hasta que el verdadero dueño de la historia se dijo “bajaré y veré cómo han obrado”, como dice un Libro que también se nos ha quedado guardado en un arcón polvoriento. Y nos mandó un emisario suyo, como si fuera Él mismo. Algunos le hicieron caso y otros no.

Vendrán muchos bienes de estos males. Ya se empiezan a ver. Esperemos un poco y los veremos con mayor claridad. Pero son bienes que cambian los corazones, como nos advirtió el sabio, y no las vestimentas. Muchas cosas inútiles quedarán atrás. Ya nos lo dijo el Emisario: que solo una cosa es la necesaria. Llegó el momento de reencontrarla. Son momentos indiscutidos.

el mercurio hace 30 años

26 de marzo de 1990

GANADOR DEL GRAN PREMIO DE BRASIL. El piloto francés Alain Prost obtuvo ayer su cuadragésimo triunfo en la Fórmula Uno y el primero corriendo para Ferrari, en el autódromo Interlagos de Sao Paulo. Esta victoria siguió a la lograda en el Gran Premio de Italia del año pasado, cuando corrió para McLaren antes de pasarse a la escudería italiana.

INSTITUTO “LIBERTAD Y DESARROLLO”. Con un discurso del ex ministro de Hacienda y candidato presidencial, Hernán Büchi, mañana será inaugurado el organismo que, entre otras tareas, prestará asesoría a los parlamentarios del país.

NUEVA YORK. Un incendio intencional arrasó un centro de reunión ilegal y saturado del Bronx, provocando la muerte de por lo menos 87 personas en la peor tragedia incendiaria de la ciudad, desde el desastre en una fábrica de camisas, exactamente hace 79 años.

Hace 50 años

26 de marzo de 1970

SEMANA SANTA. Mil setecientas toneladas de pescados y mariscos llegarán al terminal pesquero de Santiago para abastecer a la población durante el feriado religioso.

CHILOÉ. Alarma y medidas de prevención ha motivado en la zona de los canales la aparición de tiburones, solicitándose a los bañistas que se abstengan de ir a las playas.

Hace 100 años

26 de marzo de 1920

BERLÍN. Falleció el general retirado Emilio Körner, quien vino a Chile contratado por el gobierno para proceder a la reforma que modernizó nuestro Ejército.

CONSTANTINOPLA. El emir Feisal, que acaba de proclamarse rey de Siria, ordenó a los franceses abandonar el país. Los árabes dispusieron lo mismo a los británicos que ocupan Palestina.

VOLVER SIGUIENTE