Viernes 22 de Mayo de 2020

Se hablaba de jueza Dobra Lusic:

Suprema dice que es ilegal difusión de audio privado sin autorización

La Tercera Sala de la Corte Suprema resolvió que fue “ilegal” la difusión de un audio de una conversación privada entre la jueza de Policía Local de Peñalolén, Marcela Guerra, y John Campos, quien entonces era notario suplente de San Miguel. En esta conversación, difundida por radio Bío-Bío, se hablaba acerca de la candidatura a la Corte Suprema de la ministra Dobra Lusic, quien finalmente fue bajada por el Gobierno ad portas de la votación en el Senado, a petición de ella. Además, se sostenía que era necesario el apoyo del senador Guido Girardi.

La decisión fue adoptada por los ministros Sergio Muñoz, María Eugenia Sandoval, el suplente Mario Gómez y el abogado integrante, Julio Pallavicini, quienes revocaron la decisión de primera instancia y acogieron el recurso de protección de Campos. Los supremos ordenaron a la radio eliminar “toda la transcripción de dicha conversación, ya sea total o parcial”, de todas sus plataformas.

El voto en contra es del ministro suplente, Jorge Zepeda, que estaba por confirmar.

“La ilegalidad de la conducta consistente en difundir la conversación, obtenida sin autorización de John Campos Benavides (...) acto que afecta el derecho a la honra del primero en cuanto pone en conocimiento público dichos suyos referentes a una supuesta intervención de su parte —al margen de la ley— para favorecer la nominación de Dobra Lusic como ministra de la Corte Suprema”, dice el fallo.

Publicidad

Ingeniero comercial condenado a 7 años por estafa quedó en libertad condicional ayer

Rafael Garay tiene oferta de trabajo y alista libro para “reparar” a víctimas

Después de tres años y medio en la cárcel Capitán Yáber, ayer recuperó su libertad condicional. Se fue a vivir a un departamento en Santiago con su pareja y su hijo de 3 años.

CINTHYA CARVAJAL y LILIAN OLIVARES

A las 5:30 de la madrugada salió desde la cárcel Capitán Yáber el ingeniero comercial Rafael Garay, a quien la Corte Suprema, el viernes pasado, le otorgó la libertad condicional.

Tres años y medio pasó en prisión el también expanelista de televisión que fue condenado, el 18 de octubre de 2018, a siete años de presidio y a una multa de 21 UTM (cerca de un millón de pesos) por el delito de estafas reiteradas a 29 personas, cuyo perjuicio alcanzó unos $1.300 millones.

Antes de abandonar la cárcel debió cumplir con un protocolo que, entre otras cosas, consiste en un examen para constatar que no tiene lesiones. A la salida no habló con nadie, pese a las consultas de los medios de comunicación. Se retiró en silencio hermético, abordó un auto que lo esperaba y se alejó.

Garay debería presentarse a firmar semanalmente al centro de reinserción ubicado en calle Tocornal, Santiago Centro, lo que no podrá realizar por la contingencia sanitaria. “Con las restricciones que estamos viviendo ahora por la cuarentena total, se ha visto postergada esta firma, para evitar que las personas se presenten y puedan sufrir algún tipo de contagio, así que entiendo que ellas tienen que continuar con la firma a partir de junio”, dijo ayer a “El Mercurio” su abogada, Linda Catalán.

Futuro

Su defensa pudo conversar con Garay el miércoles 20 de mayo, día en que cumplió la mitad de su condena. “Está feliz porque obtuvo su libertad condicional conforme a lo que establece la ley. No hay nada especial respecto de él y pudo adquirir el beneficio como cualquier condenado”, puntualizó Catalán.

—¿Qué hará tras su libertad?

— Pretende retomar su vida familiar con su hijo y su pareja; poder trabajar, ya tiene una oferta de trabajo de un amigo, y terminar de escribir un libro que había comenzado estando privado de libertad. Él ahora quiere estar tranquilo, alejarse de los medios, quiere ver si puede resolver su situación de vida.

Prepara tesis doctoral

“Durante el tiempo que ha estado recluido, ha estado en constante estudio y trabajo para terminar su doctorado, ingresando libros de estudio y preparando su tesis doctoral. Por otro lado, ha estado escribiendo un libro, cuya venta pretende destinar a la reparación de las víctimas de su delito, y tiene una oferta seria de trabajo, la que se haría efectiva al obtener el beneficio”, aseguró su abogada en un escrito para revertir el rechazo de la Comisión de Libertad Condicional.

Según el documento, al que accedió “El Mercurio”, sí tiene una red de apoyo. “Mi representado es visitado regularmente por su pareja y su hijo de 3 años. Su grupo familiar arrienda un departamento, lugar al que llegaría de obtener el beneficio”.

En la presentación, además, se sostiene que “debido a su intachable conducta fue beneficiado con venusterio (visita conyugal), lo que le ha permitido estrechar y fortalecer vínculos con su pareja. No solo cuenta con el apoyo de su familia nuclear, sino que además posee el apoyo de la familia extendida, todos los cuales constituyen referentes prosociales, que nunca han tenido vinculación delictual. También es importante mencionar que la pareja del amparado es enfermera y trabaja (...), lo que obviamente indica que se trata de una persona que cuenta con herramientas adecuadas para constituir un apoyo para el amparado”.

Resolución dividida

La Sala Penal de la Corte Suprema le otorgó la libertad condicional a Garay en un fallo dividido, tras acoger el recurso de amparo interpuesto por su defensa. La decisión fue adoptada por los ministros Haroldo Brito, Jorge Dahm y Leopoldo Llanos, quienes sostienen que “se cumplen los requisitos exigidos”.

De esta forma, la Sala Penal revocó la sentencia apelada del 7 de mayo 2020, dictada por la Corte de Santiago, y la resolución de la Comisión de Libertad Condicional reunida el 1 de abril pasado.

La decisión fue acordada con el voto en contra del presidente de la Sala Penal, Carlos Künsemüller, quien estuvo por confirmar el fallo en alzada. El otro disidente fue Manuel Valderrama, quien dice “no cumplía, a la fecha de la postulación, con el requisito del tiempo mínimo exigido por la ley (mitad de condena).

Publicidad
VOLVER SIGUIENTE