Sábado 4 de Julio de 2020

Presionado por los malos resultados electorales:

Macron cambia a su Primer Ministro en un esfuerzo por renovar su gobierno

Édouard Philippe —que supera al Presidente en popularidad— fue reemplazado por Jean Castex, quien ha estado encargado de coordinar el desconfinamiento.

Nicolás García de Val

Tras unas elecciones municipales que propinaron un duro revés a su partido, el Presidente francés, Emmanuel Macron, dio un giro a su gobierno ayer con la designación de Jean Castex, conocido como el “señor desconfinamiento”, para reemplazar a su Primer Ministro, Édouard Philippe, el único funcionario de gobierno cuya imagen ha salido reforzada de la crisis.

“No estoy aquí para buscar atención. Estoy aquí para obtener resultados mediante el plan que preparamos para reconstruir nuestro país”, dijo Castex en su primera aparición pública en el cargo. Este político conservador de 55 años y exmiembro de Los Republicanos (centroderecha) no es muy conocido, pero fue uno de los principales gestores de la estrategia de desconfinamiento implementada por Francia desde que la curva de contagios del SARS-CoV-2 comenzó a descender. Solo Philippe fue reemplazado ahora, pero todos los ministros del gobierno pusieron su cargo a disposición y los medios prevén que pronto se realice un cambio general.

El nuevo gobierno tendrá que “poner en marcha la nueva fase del quinquenio, un proyecto de reconstrucción social, económica, medioambiental y local”, que Macron quiere abrir tras la pandemia de covid-19, indicó el Palacio del Elíseo.

El cambio había sido anticipado por los medios debido a lo presionado que está Macron por la crisis sanitaria, por el mal resultado en las municipales y por el auge de Los Verdes en los comicios. “Su partido (La República en Marcha, LREM, centro liberal) se encuentra tan débil que necesitó el apoyo de Los Republicanos en las elecciones. El objetivo de Macron ahora es poder impulsar sus reformas de corte liberal sin enfrentamientos políticos”, dijo a “El Mercurio” Christèle Lagier, analista política de la Universidad de Avignon.

Justo después de las municipales —en las que LREM solo ganó en Le Havre, que quedó para Philippe—, Macron prometió una serie de iniciativas medioambientales, con el fin de enfrentar a Los Verdes, que ganaron en Marsella, Lyon y Bordeaux, entre otros. “El desafío climático exige que hagamos más”, lanzó el lunes. Entre sus propuestas está disponer 15.000 millones de euros extra hasta 2022, para la transición a una economía de bajas emisiones de carbono.

En esa línea, Castex aseguró ayer que sus prioridades serán “relanzar el país, la ecología y el diálogo social”.

Estrategia política

El nombramiento de un político poco conocido para el cargo llevó a la oposición, tanto de izquierda como de derecha, a criticar ayer a Macron, por, supuestamente, intentar concentrar los poderes del Estado. “Amenazado por la popularidad de Philippe, Macron se dirige cada vez más hacia un gobierno completamente personal y autoritario”, tuiteó Eric Ciotti, parlamentario de Los Republicanos.

Luego de tres años en el cargo, Philippe había comenzado a sobrepasar a Macron en las encuestas de opinión pública, hasta con 16 puntos de ventaja en algunos sondeos. El ex Primer Ministro trabajará ahora como alcalde de Le Havre y “ayudará al Presidente” a “consolidar una mayoría” de cara a las presidenciales de 2022, según dijeron fuentes cercanas a France Presse.

Sin embargo, se especula que podría ser un rival para Macron en esos comicios. “Podría darse un escenario idéntico al que vivió (el expresidente François) Hollande en 2017: que Philippe anuncie su candidatura y obligue a Macron a renunciar a la reelección debido a la popularidad de su ex Primer Ministro”, dijo a este diario Paul Bacot, cientista político del Science Po de Lyon, recordando la emergencia de Macron, quien ganó renombre como el ministro de Economía del exmandatario socialista.

Abren indagatoria por gestión de la pandemia en Francia

El fiscal general francés, François Molins, abrió una investigación sobre el comportamiento de Édouard Philippe, ex Primer Ministro; Olivier Véran y Agnès Buzyn, ministro y exministra de Salud, respectivamente, para intentar esclarecer su comportamiento antes y durante la crisis de la pandemia de covid-19.

La Corte de Justicia de la República, con competencia para juzgar los crímenes y delitos de miembros del gobierno, será la encargada de la investigación.

Fiscalía venezolana:

Ordenan detención de funcionarios designados por Guaidó

La Fiscalía venezolana ordenó ayer la detención de cinco miembros de la junta “ad hoc” nombrada por el jefe del Legislativo y autoproclamado Presidente encargado del país, Juan Guaidó, para el Banco Central de Venezuela por “traición a la patria”, tras la decisión de la justicia británica de que los opositores accedan a las reservas de oro nacionales en el Banco de Inglaterra.

La orden de captura y “congelamiento de bienes” pesan sobre el presidente de la junta, Ricardo Adolfo Villasmil, así como Giacoma Cuius Cortesia, Manuel Rodríguez Armesta, Nelson Andrés Lugo y Carlos Antonio Suares. También está dirigida a los embajadores de Guaidó en Reino Unido y EE.UU., Vanesa Neuman y Carlos Vecchio, respectivamente, y el comisionado para las RR.EE., Julio Borges.

Vandalizan estatua de la Sirenita

Copenhaguese despertó ayer con las palabras “pescado racista” escritas en la base de la Sirenita, la estatua de bronce que recuerda el cuento de Hans Christian Andersen. La policía dijo que no ha identificado aún a los responsables. La escultura, que tiene 107 años y es visitada por un millón de turistas al año, ya había sido vandalizada con anterioridad, incluidos activistas contra la caza de ballenas y manifestantes prodemocracia. La elección de la Sirenita en este caso parece obedecer más a su condición de símbolo nacional que al personaje del cuento.

Rusia:

Entra en vigencia reforma constitucional de Putin

El Presidente ruso, Vladimir Putin, firmó el decreto para que entren hoy en vigencia las enmiendas constitucionales aprobadas por casi el 78 % de los votantes en el referéndum que terminó el miércoles y que le permiten permanecer eventualmente en el Kremlin más allá de 2024, cuando expira su actual mandato.

Entre las otras modificaciones a la Carta Magna de 1993 destacan la indexación anual de las pensiones de los rusos, el salario mínimo por encima del mínimo de subsistencia, el matrimonio como la unión de un hombre y una mujer, la prohibición de ceder territorio a otros países o la prevalencia de la Ley Fundamental sobre el derecho internacional.

Argentina:

Embajador Bielsa entrega copia de cartas credenciales

El representante del Presidente Alberto Fernández aterrizó ayer en Santiago.

El embajador de Argentina en Chile, Rafael Bielsa, llegó ayer a Santiago y dio inicio a la representación diplomática del gobierno del Presidente Alberto Fernández en el país.

El excanciller de Néstor Kirchner entre 2003 y 2005 llegó cerca del medio día en un vuelo de Aerolíneas Argentinas, y a poco de arribar presentó la copia de las Cartas Credenciales como embajador al subdirector de Ceremonial y Protocolo del Estado, embajador José Jaliliye, informó la embajada argentina.

Rafael Bielsa tenía contemplado viajar a Chile el 6 de mayo pasado, pero debió postergar el vuelo ya que el Presidente Fernández le encomendó “una misión relacionada con la política doméstica”.

Presidente de Argentina afronta varios desafíos:

Apoyo a gestión de Fernández cae mientras crecen roces en el gobierno

Una encuesta le da al gobierno cifras de aprobación similares a las de antes de la pandemia, y también revela inquietudes de los ciudadanos por la economía, ya en recesión y con pronósticos negativos.

Alberto Millán

El momento en que el gobierno de Alberto Fernández fortalecía su imagen de la mano con su gestión de la pandemia ha quedado atrás. Por el contrario, el apoyo a su gestión ha caído a niveles anteriores a la cuarentena que comenzó en marzo, al tiempo en que brotan las inquietudes por los efectos económicos del confinamiento en un país que arrastra dos años de recesión y donde la amplia coalición de gobierno, que incluye a peronistas moderados y al sector más izquierdista liderado por la exmandataria y vicepresidenta Cristina Fernández (2007-2015), comienza a mostrar fisuras.

La caída en apoyo fue revelada por la última encuesta de D'Alessio Irol y Berensztein citada ayer por La Nación. El estudio muestra que la imagen positiva de la gestión de Fernández, en la Casa Rosada desde diciembre, cayó desde un peak de 60% en mayo, hasta un 49% en el último mes. En tanto, la imagen negativa del gobierno aumentó del 35% al 49%.

Ambas cifras dan el mismo equilibrio de aprobación y rechazo que el gobierno tenía en febrero, antes de una pandemia que por varios meses puso en pausa debates sobre la delicada situación económica, así como la “grieta”, como llaman a la fuerte polarización política.

Y mientras la cuarentena se prolonga, e incluso se endurece en el área de Buenos Aires, los problemas de los argentinos se agudizan.

La propia encuesta revela que el 77% de los argentinos cree que la situación económica es peor que hace un año, y que el 55% considera que en el mismo lapso pero hacia futuro, empeorará. La percepción se suma a la previsión del FMI que espera que la economía del país caiga en un 9,9% este año, cuando en abril había proyectado una caída de 5,7%.

Esos datos han incrementado los cuestionamientos a la estrategia de mantener cuarentenas tan férreas, que el mandatario defiende diciendo que han permitido salvar vidas. Sin embargo, la situación sanitaria tampoco es del todo favorable: hasta ahora se han reportado unos 70.000 casos de covid-19 y más de 1.400 muertos. Con más de tres meses de confinamiento, Argentina vive sus mayores cifras de contagios diarios en las últimas dos semanas (sobre 2.100), lo que hace dudar de la efectividad de las restricciones.

“El panorama general se va agravando. Es pandemia, más deuda externa, más recesión, en el caso argentino. Se camina por un sendero muy estrecho y se supone que las políticas se discutan mucho más”, dice Ricardo Rouvier, director de la consultora Rouvier y Asociados, quien ve que dado que el gobierno está “fundado sobre un frente”, las miradas están en su capacidad de cohesión y en la figura de Cristina Fernández.

Justamente, además de la pandemia y la economía, el Presidente tiene abierto un importante frente político, donde las convulsiones vienen desde el oficialismo. El proyecto de expropiación de la agroexportadora Vicentin, que aún no ha sido presentado y que está impulsado por figuras leales a Cristina, ha desatado tensiones dentro del peronismo, donde muchos temen que vuelvan las estatizaciones con las que gobernó la exmandataria.

La vicepresidenta comienza a hacer sentir su peso como jefa del Senado, vulnerando el protocolo para tratar de forma telemática solo asuntos relativos al virus. Su influencia también está en la Cámara Baja, donde el jefe de la bancada peronista es su hijo, Máximo Kirchner.

Cristina, quien llegó a tener más de una decena de procesamientos, también toma protagonismo como querellante de un caso de espionaje en el mandato de Mauricio Macri (2015-2019), en el cual ha habido una veintena de arrestos.

Según el politólogo de la Universidad de Buenos Aires, Santiago Leiras, la actual configuración del oficialismo se debe a que se diluye el intento de Fernández de construir un “contrapeso” a Cristina, en base a gobernadores, intendentes y el jefe de la Cámara Baja, Sergio Massa, como referentes moderados. Hoy, dice Leiras, el Presidente opera como una “suerte de bisagra” en la coalición de gobierno.

VOLVER SIGUIENTE