Miércoles 13 de Enero de 2021

Michelle Bachelet:

ONU denuncia violencia policial en Perú

La policía de Perú hizo “un uso innecesario y excesivo de la fuerza” durante las protestas en noviembre contra la designación de Manuel Merino como Presidente del país, indicó ayer la oficina de la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet.

“El derecho internacional es claro: las personas tienen derecho a reunirse pacíficamente y las reuniones solo pueden ser dispersadas en casos excepcionales”, aseguró Bachelet en un comunicado.

El 9 de noviembre, el Congreso de Perú destituyó al entonces Presidente, Martín Vizcarra, al que relevó en el cargo el jefe legislativo, Manuel Merino. La decisión desató una oleada de protestas sociales que dejaron dos muertos y cientos de heridos, obligando a Merino a dimitir cinco días después de asumir y a la designación de un nuevo mandatario, Francisco Sagasti.

Madrid:

Madrid:

20

millones de euros

en pérdidas por los daños sufridos por edificios producto de la tormenta de nieve que afectó a la capital española los últimos días, calculó inicialmente la alcaldía de Madrid. Esta primera estimación incluye 10 millones en pérdidas en edificios públicos, 5 millones en edificios privados y 5,6 millones en edificios en construcción.

Acusaciones de censura:

Suspensiones de cuentas en redes sociales abren debate sobre el poder de las tecnológicas en la web

Líderes políticos y expertos critican falta de transparencia en los bloqueos.

Nicolás García de Val

Los últimos episodios de violencia en EE.UU. están poniendo a prueba la relación de las redes sociales con la libertad de expresión. Varias gigantes tecnológicas decidieron suspender o cancelar las cuentas del Presidente Donald Trump, argumentando que sus mensajes fueron un factor que incitó a sus seguidores a asaltar el Capitolio la semana pasada, e hicieron lo mismo con miles de perfiles de grupos conspiracionistas o de partidarios del mandatario.

Facebook, Twitter, Instagram, TikTok y la plataforma de streaming Twitch deshabilitaron los canales del mandatario estadounidense. Otros sitios como Reddit o YouTube también tomaron medidas que limitan la presencia del republicano en la web. La decisión, que fue aplaudida por un sector, también abrió un debate sobre el poder de las redes sociales y su rol en la discusión de la opinión pública.

“El derecho a la libertad de opinión es de fundamental importancia”, dijo el vocero de la Canciller alemana Angela Merkel, Steffen Seibert, quien agregó que la líder “considera problemático que las cuentas del Presidente hayan sido suspendidas permanentemente”.

Para el secretario de Estado francés para asuntos digitales, Cédric O, la decisión de Twitter de cerrar la cuenta de Trump se puede justificar “como una suerte de profilaxis de emergencia”, pero “plantea cuestiones fundamentales” sobre la “regulación del debate público”. “La regulación del debate público por parte de las principales redes sociales respecto a sus Condiciones Generales de Utilización, habiéndose convertido en verdaderos espacios públicos de reunión de miles de millones de ciudadanos, parece, cuanto menos, un tanto limitado desde un punto de vista democrático”, agregó.

Otras figuras de todos los espectros políticos tuvieron opiniones similares, criticando el rol de las redes sociales respecto de la libertad de expresión: el Presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador; el ministro de Economía francés, Bruno Le Maire; el opositor ruso Alexei Navalny, o el diputado brasileño Eduardo Bolsonaro, hijo del mandatario Jair Bolsonaro.

“Es profundamente preocupante que compañías privadas como Twitter y Facebook tengan la autoridad unilateral para determinar si presidentes pueden tener un cuenta en sus plataformas”, dijo a “El Mercurio” Dipayan Ghosh, académico de la Universidad de Harvard y exasesor de política tecnológica de la Casa Blanca.

Tanto para los expertos como para los políticos, los principales problemas son la falta de transparencia sobre el proceso de bloqueo de cuentas y la posibilidad de que las grandes tecnológicas tomen medidas similares contra otros líderes mundiales que expresen opiniones controvertidas en la web. Aunque ese mismo esfuerzo ha llevado a la suspensión de cientos de miles de cuentas que promueven desinformación. Ayer, por ejemplo, Twitter anunció la eliminación de 70 mil cuentas vinculadas al movimiento de teorías conspirativas QAnon.

Mediante su vocero, Merkel aseguró que Estados Unidos debería considerar tomar medidas más estrictas sobre las incitaciones a la violencia por internet en vez de dejar que Twitter o Facebook hagan sus propias reglas.

El episodio volvió a evidenciar la diferencia fundamental entre EE.UU. y la Unión Europea (UE) sobre cómo normar este tipo de plataformas: Bruselas quiere darles a los entes reguladores más poder para forzar a estos sitios a remover contenido ilegal o problemático, mientras que Washington los ha dejado autoregularse, en nombre de la libertad de expresión, que está consagrada en la primera enmienda de la Constitución.

“Hoy estamos ante una web desregulada. Las tecnológicas han concentrado gran parte de la conversación pública en los últimos años, por lo que es apropiado que gobiernos regulen el discurso público para promover un democracia saludable”, aseguró a este diario Jose Marichal, autor de “Facebook Democracy: The Architecture of Disclosure and the Threat to Public Life”.

Aunque dejar este tipo de regulaciones en manos de los estados también tiene riesgos, porque pueden ser utilizadas para censurar a detractores en gobiernos de corte autocrático.

En 2019 el Kremlin aprobó una polémica ley de “internet soberana” que reforzó el control del Ejecutivo sobre las redes del país y en diciembre de 2020 el Presidente Vladimir Putin firmó cerca de 100 normas que limitaban la propagación de desinformación en la web y que los opositores acusan podría ser usada para silenciarlos.

China, que tiene un férreo control de la red en su territorio, es otro caso. En diciembre, la aplicación de mensajería WeChat —la principal forma de comunicación de personas de origen chino dentro y fuera del país— bloqueó un post del Primer Ministro australiano, Scott Morrison, en medio del creciente conflicto diplomático entre Beijing y Canberra, y aumentó el temor de que el gigante asiático pueda expandir su política de censura más allá de sus fronteras.

“La sobrerregulación de la red es una amenaza. Es posible establecer buenas normas, como algunas de las de la UE, pero la última década nos ha demostrado que los legisladores muchas veces se apresuran en buscar soluciones rápidas para problemas complejos”, dijo Jillian York, activista y directora para libertad de expresión internacional en la Electronic Frontier Foundation.

Nuevas normas

Algunos estados de EE.UU., como Florida, están impulsando leyes locales para que haya más transparencia en la suspensión de cuentas en redes sociales.

Sanciones económicas contra China:

Reino Unido y Canadá prohíben importaciones ligadas a trabajos forzados

Acusan a industria de Xinjiang de tratos esclavizantes contra uigures.

Agencias

Reino Unido y Canadá anunciaron ayer una “revisión urgente” de las importaciones procedentes de Xinjiang, provincia al norte de China donde se estarían produciendo graves violaciones a los derechos humanos de la minoría musulmana uigur.

Dominic Raab, ministro de Relaciones Exteriores británico, dijo que se asegurará de que “ninguna empresa que se beneficie de los trabajos forzados” del grupo étnico uigur en China “pueda hacer negocios en el Reino Unido”, una medida que tensaría aún más los lazos entre Londres y Beijing.

Mientras que Canadá informó, a través de un comunicado emitido por el Ministerio de Relaciones Exteriores, que estaba “profundamente preocupado por las pruebas y los informes de violaciones a los derechos humanos” contra este grupo y otras minorías étnicas en esa región, asestando un duro golpe contra el primer exportador mundial y principal socio comercial de más de 110 países.

Xinjiang es una región donde cerca de la mitad de sus 25 millones de habitantes se identifica con la etnia uigur. Se estima que cerca de un millón de uigures han sido encerrados en “campos de reeducación” donde serían obligados a trabajar, según documentos filtrados en 2019 y publicados por varios medios.

En junio del año pasado, el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, promulgó un proyecto de ley que autoriza sanciones contra China por la detención masiva de uigures y contra funcionarios responsables de ataques a minorías étnicas. En este marco, parlamentarios británicos durante estos últimos meses venían exigiendo al Ejecutivo que siguiera el ejemplo de EE.UU., y que además se impusieran restricciones comerciales sobre bienes fabricados con trabajo forzado. Pese a estas presiones, el canciller de Reino Unido se abstuvo de imponer sanciones a funcionarios chinos.

La prohibición en las importaciones, dijo el gobierno canadiense, se implementa en coordinación con Londres para evitar artículos fabricados “total o parcialmente” bajo tratos forzosos. Por su parte, Reino Unido mostró preocupación con respecto a la industria textil que, en particular, tampoco estaría controlando el modo de fabricación de los productos de Xinjiang, que suministra casi una cuarta parte del algodón del mundo.

China niega que su industria algodonera realice tratos inhumanos, y asegura que los campos de donde proceden los recolectores son “escuelas de formación profesional” y que las fábricas forman parte de un plan contra la pobreza.

Reacciones a la emergencia

US$ 26 millones para primer lote de vacunas

Perú informó ayer que pagará US$ 26 millones por un primer lote de un millón de vacunas contra el covid-19 de Sinopharm, como parte de un acuerdo más amplio con el laboratorio chino para el suministro de 38 millones de inoculaciones.

Merkel advierte sobre variante británica

La Canciller alemana, Angela Merkel, advirtió ayer que la propagación por su país de la variante británica del coronavirus podría multiplicar la incidencia acumulada por diez en los próximos tres meses, informó el diario Bild.

Una ciudad china entra en confinamiento

Las autoridades de la provincia de Hebei, en el noreste de China, decretaron ayer el confinamiento de los 4,9 millones de residentes de la ciudad de Langfang, para evitar que la pandemia del coronavirus continúe propagándose en la región, vecina de la capital Beijing.

Reino Unido:

Sándwiches de jamón y sardinas, las nuevas “víctimas” del Brexit

Las normas prohíben el ingreso de productos como carnes y frutas a la UE.

REUTERS y EFE

Los británicos que llegan a Países Bajos desde inicios de año descubrieron que salir de la Unión Europea (UE) podría costarles más de lo que pensaban, incluido el almuerzo.

A los pasajeros del ferry les han sido confiscados sándwiches de jamón y sardinas enlatadas por parte de los funcionarios de aduanas en los puertos neerlandeses, debido a las estrictas normas sobre la importación de carne, frutas, verduras y pescado de fuera de la UE.

“¿Tiene carne en todo el pan?”, pregunta un funcionario de aduanas a un hombre que acaba de llegar al puerto de Hook, en Países Bajos, mientras sostiene su sándwich envuelto en papel de aluminio. “¿Sí? Está bien, entonces los tomamos todos, lo siento. Bienvenido al Brexit, señor”.

Estas normas han estado siempre vigentes para los no europeos, que también aplican reglas similares en sus propios países, pero los viajeros que acostumbraban cruzar sin controles el Canal de la Mancha no eran conscientes de que el Brexit traería esas reglas que son cotidianas para otros. “Tenga esto en cuenta para evitar sorpresas”, insiste Países Bajos.

Los viajes del Reino Unido a Países Bajos han sido limitados en las dos primeras semanas de 2021 debido a la pandemia, pero la oficina de aduanas neerlandesa espera que la fricción aumente a medida que se incremente el número de viajeros.

“Si se alivian las medidas frente al covid-19, sin duda veremos un aumento en el número de pasajeros y eso bien podría generar más irritación”, dijo el jefe del equipo de aduanas, Rien de Ruijter.

VOLVER SIGUIENTE