Lunes 7 de Octubre de 2019

Chile busca reemplazos para la “Prat” (1986) y la “Latorre” (1991):

Armada provisiona fondos para comprar dos fragatas, mientras Australia libera las suyas

A diferencia de buques británicos y canadienses que eventualmente también podrían interesar a Chile, los australianos ya están disponibles. Grecia y Polonia, no obstante, son otros posibles compradores. La decisión está en manos del Presidente Piñera.

IVÁN MARTINIC

Con una “sensación punzante” en su corazón, el comandante Marcus Buttler guió el 27 de septiembre a la fragata HMAS “Melbourne” hasta la bahía de Sidney, donde atracó por última vez en la base Este de la Real Armada de Australia (RAS), cerrando así los 27 años de servicio del buque en esa marina.

“Fue el final de un viaje increíble para un barco fantástico con una tripulación excepcional”, declaró Buttler en el sitio web de la RAS, que así descomisionaba la última de sus seis fragatas clase Adelaida.

El mismo día, en Santiago, a más de 11 mil kilómetros de distancia, se empezaban a conocer los detalles de la Ley de Presupuestos 2020, que en el caso de la Armada provisiona $2.474 millones (unos US$ 3,4 millones) para el proyecto Puente IV, que consiste en la compra de dos fragatas para reemplazar a la “Prat” (1986) y a la “Latorre” (1991), dos de las más antiguas entre los ocho buques de ese tipo de la Escuadra Nacional.

El monto imputado al erario de la Armada, por cierto, no corresponde al valor de las dos fragatas —el cual está financiado por la aún vigente Ley del Cobre—, sino a las capacitaciones, entrenamientos, traslados, estadías y regresos de las tripulaciones chilenas que viajarán a buscarlas al extranjero.

¿Quién venderá?

¿A qué país se comprarán los buques? Los estudios están listos, explican en el Ejecutivo, pero la decisión aún no está tomada. A estas alturas depende solo del Presidente de la República.

La glosa “permite asegurar el financiamiento de la capacitación de las dotaciones que se designen una vez que se tome la decisión de qué fragatas adquirirá Chile (…) Una vez tomada esa decisión, deben estar disponibles los recursos para dar inicio al proceso de compra y todo lo que conlleva”, confirman desde la Armada.

La opción de que Chile escoja las fragatas australianas para reemplazar a la “Prat” y a la “Latorre” ha sido extensamente comentada en los últimos meses en sitios y foros de defensa. Si bien hay otras alternativas, como las Tipo 23 de la Real Armada Británica, las de Canadá y otras de Holanda, estas no estarían disponibles antes de 2024, un plazo demasiado largo para lo que requiere la Armada, dados los crecientes costos de mantención de las unidades que busca sustituir.

Las clase Adelaida, en cambio, ya están disponibles, y a su favor juega el antecedente de que fueron modernizadas en su país.

Katherine Ziesing, editora del grupo editorial Australian Defence Magazine, detalla a “El Mercurio” que en una reciente reunión informativa realizada en Canberra, funcionarios de la RAS “confirmaron que cuatro países han mostrado interés” por las fragatas Adelaida.

Agrega que, según trascendidos, se trataría de Grecia, Chile y Polonia, más una cuarta nación que no ha sido revelada. Ewen Levick, editor del mismo grupo en internet, precisa que funcionarios griegos visitaron la fragata HMAS “Newcastle” —otra de la clase Adelaida— a principios de año durante una recalada en Singapur, y que si bien ha habido reuniones entre ambos países, Australia no ha tomado una decisión de venta.

Sus capacidades

Bautizadas como “Darwin”, “Sydney”, “Adelaida”, “Canberra”, “Newcastle” y “Melbourne”, las seis fragatas misileras clase Adelaida fueron construidas entre 1978 y 1992 para responder a ataques aéreos, de superficie y submarinos.

Cuentan, además, con capacidades de vigilancia, interdicción y reconocimiento. Fueron los primeros buques de la RAS propulsados por turbinas de gas, y entre sus principales armas destacan misiles antiaéreos y antibuques, un cañón de 76 milímetros y dos tubos lanzatorpedos.

En cuanto a sus sistemas de detección, resaltan sensores de largo alcance para vigilancia aérea y de superficie, otros para guerra electrónica y un sonar antisubmarinos.

Origen

Las fragatas Adelaida se basan en un diseño de la clase Oliver Hazard Perry, de EE.UU.

VOLVER SIGUIENTE