Lunes 17 de Agosto de 2020

Cartas y Opinión

cartasaldirector@mercurio.cl

Usted puede comentar lo publicado en nuestro blog:

http//www.elmercurio.com/blogs

Las cartas enviadas a esta sección deben ser cortas, no exceder de un máximo de 350 palabras y consignar la individualización completa del remitente, incluyendo su número telefónico. El diario no puede verificar la identidad del autor y reproduce la indicada por este. La Dirección se reserva el derecho de seleccionar, extractar, resumir y titular las cartas, sustrayéndose a cualquier debate con sus corresponsales. No se devuelven las cartas que no son publicadas.

Combatiendo la pandemia en las redes sociales

“…en Twitter, en los últimos dos meses, más de 13.000 usuarios nacionales han tuiteado mensajes antivacunas y estos han sido retuiteados cerca de medio millón de veces…”.

Claudio Villegas Cristián Huepe Investigadores del Laboratorio Social Listening Lab (SoL-UC), Facultad de Comunicaciones UC

Claudio Villegas

Cristián Huepe

Investigadores del Laboratorio Social Listening Lab (SoL-UC), Facultad de Comunicaciones UC

Chile necesita urgentemente una estrategia contra la pandemia de la desinformación o infodemia. No bastará la disponibilidad de una vacuna para superar al covid-19 y la crisis económica, también habrá que generar acuerdos y actuar colectivamente en base a la realidad objetiva. Solo así podremos evitar que la polarización extrema y las teorías conspirativas lleven a que gran parte de la población no contribuya al bien común, no respete las medidas sanitarias e, incluso, no quiera vacunarse.

En nuestro país, esto se hace cada vez más difícil. La sociedad chilena se sigue fragmentando en comunidades hostiles entre sí, a lo que se suma una desconfianza generalizada en las instituciones.

Las redes sociales digitales tienen un importante grado de responsabilidad en este fenómeno. Su modelo de negocio favorece algoritmos que nos dividen y radicalizan. Optimizan la segmentación de mercado segregándonos en comunidades monolíticas basadas en perfiles estereotipados. Maximizan nuestra atención mostrándonos contenido adictivo individualizado que, para muchos, contendrá dosis crecientes de miedo, rabia y desprecio por otros puntos de vista.

Hemos llegado así al mundo de la posverdad, donde la apelación a creencias o emociones es más importante que la evidencia, donde las teorías conspirativas de una tribu contra otra son más aceptadas que una realidad compleja.

El efecto en la capacidad de generar consensos objetivos que guíen el comportamiento social ha mostrado ser devastador en los países en que se ha medido. Estudios recientes muestran que casi el 40% de los adultos en los Estados Unidos piensan que se exageran los riesgos de la pandemia, que un cuarto cree que fue planificada y que menos de la mitad están decididos a vacunarse. En Inglaterra, el 20% piensa que el virus es, de alguna manera, “una farsa”.

En Chile no existen estudios equivalentes, pero lo que observamos en el Laboratorio de Escucha de Redes Sociales SoL-UC es alarmante. Nuestro análisis de la actividad pública en Twitter muestra que, en los últimos dos meses, más de 13.000 usuarios nacionales han tuiteado mensajes antivacunas y que estos han sido retuiteados cerca de medio millón de veces, lo que corresponde a más de la mitad de todas las interacciones sobre vacunación en el país. Por otro lado, casi el 20% de los usuarios profesa que el objetivo real de las medidas sanitarias es el control social. La situación debe ser aún peor en redes más masivas y personales, como Facebook, WhatsApp o Instagram, las que no se pueden estudiar sistemáticamente, dadas sus condiciones de privacidad.

El alcance de las teorías conspirativas sobre el covid-19 es transversal en nuestro país. Son potenciadas por influencers ideológicamente diversos, que combinan temáticas tan distintas como la medicina alternativa, pasajes de la Biblia o iniciativas solidarias, con discursos contra la cuarentena o la vacunación. Las promueven tanto la derecha que cree que la OMS quiere usar la pandemia para establecer un “Nuevo Orden Mundial” como la izquierda que cree que el Gobierno la quiere usar para cancelar el plebiscito. Grupos conservadores religiosos se sienten divinamente protegidos del coronavirus, mientras que comunidades progresistas promueven soluciones pseudocientíficas, como la medicina antroposófica, de gran influencia en Chile.

Circulan además teorías internacionales sin color político, algunas completamente irracionales, como las que plantean que la pandemia es un plan de “las élites” para vacunar a la población con chips de control mental, y otras que pueden sonar razonables, pero han sido repetidamente desmentidas por la comunidad científica, como las que relacionan las vacunas con el autismo.

¿Cómo enfrentar esta infodemia? Para empezar, debemos entender a las redes sociales como otra plaza pública, donde podemos escuchar a las distintas comunidades e involucrarnos en sus conversaciones. Con los análisis adecuados, es posible extraer de ellas mucho más que troleos, rankings de influencers o estadísticas para márketing. Nos pueden ayudar a abordar preocupaciones o críticas antes de que se conviertan en banderas tribales, dialogando de igual a igual sin apelar a mensajes centralizados de autoridades o instituciones en las que pocos confían. También será necesario ir contra el instinto de bloquear todo lo que consideremos tóxico, participando en cambio en un activismo digital que consiste en discutir abiertamente con los que promueven el sectarismo y las teorías conspirativas, para que no puedan sumar nuevos adeptos.

Solo así lograremos evitar resultados catastróficos. Para resolver nuestros problemas necesitaremos altísimas tasas de vacunación y conversaciones digitales constructivas que generen grandes acuerdos. De lo contrario, estaremos condenados a repetir el 2020 por el resto de la década.

el mercurio hace 30 años

17 de agosto de 1990

VIOLENCIA EN LIMA. Al menos un muerto, 30 lesionados y 150 detenidos hubo durante los incidentes registrados en la capital peruana, cuando la policía impidió una manifestación convocada por las centrales obreras contra el programa de ajuste económico del gobierno.

PROTESTA ECOLÓGICA. Una bulliciosa protesta contra la contaminación efectuaron numerosos grupos de estudiantes secundarios, quienes marcharon por diversas calles céntricas de Santiago hasta la Plaza de Armas. Los jóvenes usaron disfraces alusivos al deterioro ambiental y sus nocivos efectos.

LO SIGUEN RECORDANDO. Cientos de rosas rojas cubrieron la tumba de Elvis Presley en Memphis, 13 años después de su muerte, mientras que más de 8 mil admiradores rindieron tributo al inolvidable cantante mediante una vigilia con velas que se prolongó hasta el amanecer.

SUDÁFRICA. El presidente Frederik de Klerk y el líder del Congreso Nacional Africano, Nelson Mandela, se reunieron para ver los medios de frenar los violentos choques entre dos grupos negros, anunció un comunicado de la presidencia en Pretoria.

Hace 50 años

17 de agosto de 1970

UNO A UNO. En un vibrante empate finalizó el partido entre la Universidad Católica y la Universidad de Chile. Ambos equipos jugaron el mejor encuentro del campeonato 1970.

ESTADÍSTICAS. La población nacional bordearía los nueve millones de habitantes, según resultados preliminares del último censo.

Hace 100 años

17 de agosto de 1920

OCUPACIÓN DE VARSOVIA. La noticia del triunfo maximalista fue informada por el estado mayor del cuarto ejército del Soviet.

SOLUCIÓN. Con la elección de Pedro Marín como primer alcalde del municipio de Santiago, es de esperar que los servicios locales vuelvan a funcionar con normalidad.

VOLVER SIGUIENTE